snowwhite

La Compañía Nacional de Danza estrenará el ballet contemporáneo Blancanieves, en el Cenart

  • La coreografía es de Irina Marcano, con una narrativa minimalista que maneja el ballet clásico con la técnica de improvisación
  • Es una producción en la que los elementos escenográficos, de vestuario e iluminación comulgan en la contemporaneidad
  • Se presentará los días 6, 7, 13 y 14 de agosto a las 12:00 y 14:00 horas en el Teatro de las Artes. La función del 14 será transmitida vía streaming

La Compañía Nacional de Danza (CND), del Instituto Nacional de Bellas Artes, realizará el estreno mundial de Blancanieves, un ballet contemporáneo de Irina Marcano en el que, a partir de un lenguaje moderno, el clásico cuento de los hermanos Grimm y la conocida versión de Walt Disney se fusionan para cobrar vida a través de la danza y la música.

Este espectáculo coreográfico forma parte del ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también, con el que el Centro Nacional de las Artes ofrece cada año divertidos títulos de ópera y ballet para los niños y jóvenes. Blancanieves se presentará los días 6, 7, 13 y 14 de agosto a las 12:00 y 14:00, en el Teatro de las Artes del Cenart.

Se trata de una propuesta innovadora que conjunta pasos de ballet clásico con una estructura de movimiento, basadas en dibujo de línea y técnica de improvisación. El concepto general es minimalista y lineal. “Es la primera obra infantil que realizo y me interesó mucho porque creo que te conecta a ti mismo con el niño interior. La idea fue hacerla no solo con una base clásica en cuanto a la estructura de la obra por ser una compañía de ballet, sino en cuanto a su historia”, señaló en entrevista Irina Marcano.

La música del ballet de Blancanieves integrará temas clásicos de compositores como Bach, Dukas, Grieg, Mussorgsky, Ponchielli y Rossini, que serán interpretados en vivo por un ensamble de 16 músicos, bajo la  dirección de José Luis Castillo. “La música clásica proporciona muchos elementos a la imaginación, inmediatamente transporta a una escena o momento y son propuestas distintas a la música original de la obra de Blancanieves”, apuntó la coreógrafa.

La escenografía fue realizada por Jorge Ballina bajo un concepto contemporáneo que despierta la imaginación, porque no presenta escenarios propios de la historia, como el castillo con torres, sino que plantea ambientes distintos como el bosque encantando con animales que son coloridos alebrijes, que entrelazan a la protagonista con la naturaleza. El vestuario estuvo a cargo de Sara Salomón y la iluminación es de Xóchitl González.

“Fue un gran trabajo el que se hizo con el grupo de creativos que se unieron. Se intercambiaron ideas entre los encargados de vestuario, escenografía e iluminación y generamos un concepto de obra en común en el que todos participamos y aportamos desde nuestra área de creación, bajo el mismo esquema planteado”.

Marcano además destacó la importancia de introducir al infante al arte y a la cultura. “Cuando uno le da a un niño un espectáculo que le llama la atención y lo atrapa, le genera un interés en el arte. Uno como artista tiene el deber de generar conexión con el público y la mejor conexión que puede haber es con un niño, nuestra meta es acercarlo al ballet”.

La también integrante del cuerpo de baile comentó que en el campo coreográfico ha realizado dos obras que han resultado ganadoras en el Concurso interno de coreografía que realiza la CND: Planimetría del movimiento y Trinum. “He tenido mucho interés por la coreografía y la creación, y el concurso de coreografía que realiza la compañía me ha dado la oportunidad de mostrar lo que yo puedo hacer.

“Las dos obras que he hecho forman parte del repertorio de la CND y ahora tengo la oportunidad de generar un espectáculo infantil con 31 bailarines en escena, algo que representa un reto para mí y los bailarines. El hecho que sea infantil nos obliga  a buscar en el interior para la expresividad en el escenario. Ha sido un aprendizaje mutuo sobre lo que se puede hacer y proponer.

“Es la primera vez que me enfrento al público infantil y creo que es un público exigente porque son muy perceptivos. Los niños tienen una objetividad distinta a la del adulto y se sientan a observar una obra de arte de manera más abierta y sin prejuicios, algo que los hace más exigentes. Blancanieves es una obra que va dirigida a todo público y es importante que vayan a vernos porque es una propuesta distinta dentro de la compañía y una gran oportunidad para mí”, concluyó.

Debido al interés que este espectáculo coreográfico ha despertado en el público, la temporada de Blancanieves en el Cenart iniciará con las localidades agotadas, pero con el propósito de que más personas puedan verlo, el Centro Nacional de las Artes, a través del Canal 23, realizará una transmisión vía streaming de la función del 14 de agosto, a las 12:00 horas, la cual podrá ser seguida a través de la página www.cenart.gob.mx.

Asimismo, el INBA proyectará en vivo la función del 14 de agosto, a las 12:00 horas, a través de una pantalla gigante ubicada en la Plaza Ángela Peralta, a un costado del Palacio de Bellas Artes. La entrada será libre.