Mucho ruido y pocas nueces

Marx en el Soho