El Cenart presentó espectáculo basado en las cartas de Andrés Segovia y la música de Manuel M. Ponce

*** Andrés Segovia es el guitarrista clásico más importante en la historia de este instrumento, mientras que Manuel M. Ponce es uno de los más grandes compositores mexicanos

*** El concierto se llevó a cabo el sábado 23 y el domingo 24 de abril, en el Auditorio Blas Galindo

La relación epistolar que sostuvieron Andrés Segovia, el guitarrista clásico más importante en la historia de este instrumento; y Manuel M. Ponce, uno de los más grandes compositores mexicanos y el más importante, sin duda, en el repertorio guitarrístico, es la base del espectáculo musical Querido Manuel, que el Centro Nacional de las Artes (Cenart), institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, presentó el sábado 23 y el domingo 24 de abril, en el Auditorio Blas Galindo.

El guitarrista Raúl Zambrano y el actor Fidel Monroy fueron los encargados de protagonizar este espectáculo que además celebró el 140 aniversario del natalicio de Manuel M. Ponce (1882-1948), al mismo tiempo que permitió al público adentrarse en el misterio de las personalidades de Segovia y Ponce, así como en la génesis de sus obras.

Manuel M. Ponce fue un músico muy completo que se distinguió por dar impulso a la investigación de la música popular, tanto en el Conservatorio Nacional de Música como en la Escuela Nacional de Música. Su obra es muy amplia, tiene piezas para orquesta, órgano, guitarra, piano, voz y piano, así como arreglos para voz y piano de música popular mexicana.

En Querido Manuel se combinan las cartas que Andrés Segovia escribió y la música de Manuel M. Ponce que resultó de éstas. En alguno de los textos se lee: “Eres un gran músico querido Manuel, y me produce una enorme alegría el que tu talento coincida en tu persona con tu gran alma. Y siento además, una impaciencia porque todos te conozcan, te quieran y te admiren como yo, que a veces me saca fuera de tino”.

Gracias a su talento y trabajo, Andrés Segovia logró crear un espacio para la guitarra en las salas de concierto, asimismo supo convocar a grandes compositores del siglo XX para generar un repertorio significativo. Mientras que la técnica y el genio de Manuel M. Ponce le dieron a la guitarra un catálogo fresco, variado y abundante. Lo mismo escribía una suite barroca susceptible de ser atribuida a Weiss, que una sonata romántica homenaje a Schubert, ambas con una enorme poesía, todo a petición del guitarrista andaluz.

“¿Qué has hecho desde que te fuiste? ¿Has compuesto mucho? ¿Y mi concierto, cómo está? La amenaza que me haces en tu carta de que tendrás que volver en breve a México, contraría en todo mi deseo… Quiero que me hagas unas variaciones brillantes sobre el tema de las Folias de España, en re menor… en un estilo que linde entre el Clasicismo italiano del XVIII y los albores del Romanticismo alemán… Quiero que esta obra sea la mejor pieza de esa época, el pendant de las de Corelli para violín sobre el mismo tema… No te niegues ahora a complacerme, y pídeme a cambio cualquier sacrificio… cualquiera, excepto el que renuncie a ellas”, son algunos fragmentos de las cartas mencionadas.

Sin embargo, sólo se tienen las cartas que Segovia escribió a Ponce, así que el diálogo se establece entre la voz de célebre guitarrista andaluz y la música con la que Ponce respondió a cada Querido Manuel. “En fin, tu obra es lo que más vale para mí, y para todos los músicos que la oyen, de la literatura guitarrística. Y tú personalmente también, entre todos los que se me han acercado y conocido”.

Fidel Monroy es docente, investigador y actor con más de 42 años de trayectoria. Ha desarrollado su tarea académica en la Facultad de Filosofía y Letras, el Centro Universitario de Teatro y en instituciones como el Centro de Formación Actoral de TV Azteca, el CEUVOZ y NET (ya desaparecido). Actualmente es tutor de los creadores escénicos con trayectoria; todo ello en paralelo con la escena, en donde se ha desempeñado como actor, asesor vocal de diversas compañías, director de diálogos en televisión e, incluso, productor teatral.

Raúl Zambrano es alumno de Manuel López Ramos, con quien se especializó en la ejecución de la música de Manuel M. Ponce para guitarra. Fue fundador del Cuarteto de Guitarras Manuel M. Ponce, en 1994. Ha trabajado con el Cuarteto Gong, la Orquesta Filarmónica de Bruselas, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, Orquesta Sinfónica del Estado de México, Orquesta Filarmónica de la UNAM, Orquesta Académica del Estado de San Petersburgo, Orquesta de la Ciudad de Asunción, Tempus Fugit y La Capilla Flamenca, Ha colaborado con músicos como Gordon Campbell, Arkady Steinluth, Luis Szarán, Christian Göhmer, Marc Moncusí, David Navarro Turres y Dirk Snellings.

El espectáculo musical Querido Manuel se llevó a cabo el sábado 23, a las 19:00 h; y el domingo 24 de abril, a las 13:30 h, en el Auditorio Blas Galindo del Cenart.