Antares presentó en el Cenart una coreografía monumental sobre la revaloración del cuerpo en tiempos de crisis

*** La compañía sonorense interpretó Las buenas maneras, de la autoría de su fundador y director, Miguel Mancillas

*** Ofreció funciones los días 1, 2 y 3 de octubre, en el Teatro Raúl Flores Canelo

“La reflexión del cuerpo no puede detenerse. Menos en este momento de la historia donde la crisis sanitaria potencializó el distanciamiento social. Hoy más que nunca hay que volver a mirarnos y revalorarnos desde la diversidad de nuestros cuerpos”.

Bajo esta premisa, Miguel Mancillas resalta lo apropiado de traer nuevamente a escena su propuesta coreográfica de gran formato Las buenas maneras, que tuvo tres únicas funciones en el Teatro Raúl Flores Canelo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

Después de dos años de ausencia en la capital mexicana, la agrupación sonorense Antares volvió con esta pieza que es una de sus más recientes creaciones y se ha refrendado como una de las joyas de su repertorio, conformado durante sus más de tres décadas de existencia.

En Las buenas maneras, el destacado bailarín y coreógrafo recurre al movimiento de quince bailarines en escena para compartir algunas inquietudes personales en torno a la naturalidad y la artificialidad humanas, partiendo de ciertos estereotipos corporales establecidos por la sociedad.

Mancillas, quien fue ganador del Premio Nacional de Danza Contemporánea José Limón en 2018, recuerda que esta pieza surgió a raíz de los planteamientos que se hacen en torno al cuerpo y los condicionantes que se le exigen; es decir, lo que la sociedad cree que es idóneo para un hombre o una mujer.

A través de Las buenas maneras, el coreógrafo sonorense provoca al público con un espectacular montaje donde los intérpretes se apoderan del escenario, el cual está habitado por una gran escalinata que enmarca sus movimientos. Todo ello cobijado musicalmente con la famosa pieza Totentanz o Danza macabra, de Franz Liszt.

Para Mancillas, la idea del cuerpo ha cambiado mucho a raíz del distanciamiento social que se ha registrado en el mundo: “El sentido de insatisfacción es una bomba de tiempo. Hay mucha gente que ya no quiere volver a saludarse, tocar o besarse. Esto es fuerte porque el cuerpo requiere una gran cantidad de contacto emocional y físico; sólo así el cuerpo puede tener un sentido de completitud”.

En ese sentido, el coreógrafo está convencido que su pieza Las buenas maneras le brinda una oportunidad al espectador para verse a sí mismo y entender la diversidad que nos caracteriza como humanidad. “Mi obra es una invitación para volvernos a ver y respetar nuestra verdadera forma y atrevernos a existir”, agrega.

Las funciones de Las buenas maneras se llevaron a cabo como parte de la campaña #VolverAVerte, el viernes 1 de octubre, a las 20:00 h; sábado 2, a las 19:00 h; y domingo 3, a las 18:00 horas.