novnabthovenweb

El Cenart presentó Novena Sinfonía. Danza contemporánea, una pieza que busca ser un acto de resistencia poético

*** Propuesta del bailarín y coreógrafo Raúl Tamez, interpretada por 20 bailarines

*** Se presentó el domingo 13 de diciembre en el Teatro de las Artes

*** La coreografía se enmarca en el 250 aniversario del natalicio del afamado compositor alemán

El Centro Nacional de las Artes (Cenart), institución perteneciente a la Secretaría de Cultura Federal, presentó una función de Novena Sinfonía. Danza contemporánea, del bailarín y coreógrafo Raúl Tamez, quien se inspiró en la última sinfonía completa que escribió Ludwig van Beethoven para crear una obra coreográfica que busca ser un acto de resistencia poético.

El Teatro de las Artes del Cenart fue escenario de esta pieza interpretada por 20 bailarines integrantes de La Infinita Compañía. Su creador lo define como un tributo a quienes perdieron la vida por su raza, género, preferencia sexual, religión o ideología política. La función fue el domingo 13 de diciembre, a las 17:00 horas.

Es un acto poético de justicia para quienes ya no pueden ejercer su voluntad; es el grito de impotencia de los secuestrados, los torturados, los presos políticos, los desaparecidos, los encerrados, los desahuciados, los excluidos, los que mueren de hambre; o los que luchan contra la enfermedad crónica física, o mental”, señala Raúl Tamez, quien cuenta con una maestría en danza por la John Moores Liverpool University.

El coreógrafo recuerda que fue a los 8 años cuando escuchó por primera vez la Novena Sinfonía de Beethoven. “Su intensidad me llevó a las lágrimas y nunca olvidé la violencia del primer movimiento y el camino hacia la esperanza del cuarto. Luego, en una clase de historia del arte, revisité su concepción desde el poema de Schiller y el paso del clasicismo al romanticismo. La sordera de Beethoven y su genio que revolucionó la música. Sin lugar a duda la Novena Sinfonía me parece una obra sanadora. No eres el mismo después de escucharla”.

Raúl Tamez, quien fue ganador del Premio Nacional de Danza Guillermo Arriaga en 2016, indica que hacer esta obra es un sueño que tenía desde hace muchos años, cuando comenzó su formación como coreógrafo. Fue hasta ahora, que cuenta con más experiencia, que se animó a realizarla: “Esperé todo este tiempo para adquirir un lenguaje propio y cierta madurez creativa. Ahora me siento listo para dirigir a 20 extraordinarios bailarines y ofrecer una propuesta monumental”.

Tamez destaca que en su propuesta coreográfica se respeta la versión original de la música del llamado “genio de Bonn”. La pista utilizada en la coreografía es la que fue dirigida por Herbert von Karajan (1908-1989), que fue uno de los más destacados directores de orquesta de la historia.

En escena, el público vio representado un campo de concentración donde las víctimas, custodiadas por cuatro verdugos, encuentran un modo de burlar el sistema y luchar por la libertad y la esperanza. A lo largo de la interpretación se vive un misterio de la esperanza que emana de estos lugares vulnerables, en los cuales se aprecian los coros corporales que se unen en un latir constante que traspasa muros y prohibiciones. El vestuario de los ejecutantes es atemporal y retrata a víctimas desde el minimalismo y a verdugos desde el empoderamiento y los sistemas hegemónicos.

El coreógrafo indica que uno de los principales retos al crear esta coreografía fue abordar la obra de Beethoven con el respeto que se merece. “Tuve que estudiar concienzudamente la partitura y los recovecos musicales de la obra. Las diferentes capas que brindan los instrumentos y las percusiones. Por lo demás, ha sido un agasajo, hemos tenido un proceso fluido y orgánico, lleno de hallazgos y satisfacciones”.

La función de Novena Sinfonía. Danza contemporánea se llevó a cabo el domingo 13 de diciembre, a las 17:00 h, en el Teatro de las Artes.

Con el objetivo de garantizar un regreso seguro y ordenado a las actividades artísticas y culturales en el Centro Nacional de las Artes, sólo se ocupará el 30 por ciento del aforo de los espacios escénicos, además de implementar las diversas medidas sanitarias, como sana distancia, uso de cubrebocas, filtros para tomar la temperatura y ofrecer gel desinfectante a los visitantes; y programas de mano digitales.