ryrweb

El Centro Nacional de las Artes presentó el estreno mundial del ballet Rey y Rey, con la Compañía Nacional de Danza

*** Obra que contribuye a la construcción de una sociedad plural, fomentando el respeto a la diferencia

*** Se presentaron 11 funciones en el Teatro de las Artes, como parte del ciclo La ópera es puro cuento…y el ballet también

*** El coro EnHarmonia Vocallis, dirigido por Fernando Menéndez, interpretó a capella música de Chopin, Rossini, Vivaldi, Mozart, Prokofiev, Tchaikovsky, Rimsky Korsakov, Ravel y Pärt

*** Fue la cuarta ocasión que la Compañía Nacional de Danza del INBA participe en este exitoso ciclo dirigido a niños y jóvenes

El Centro Nacional de las Artes (Cenart) y la Compañía Nacional de Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) presentaron el estreno mundial del ballet Rey y Rey, una obra del coreógrafo Demis Volpi, basada en un cuento para niños de Linda de Haan y Stern Nijland. Se presentó en el Teatro de las Artes, del 27 de julio al 5 de agosto, como parte del ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también.

A través de la danza se cuenta la historia de una reina que decide dejar el mando y le exige a su hijo, el príncipe, que se case para que pueda ser coronado rey. Al joven príncipe le son presentadas varias princesas sin que ninguna de ellas logre despertar su interés. A la última princesa que le es presentada, la acompaña su hermano, quien inmediatamente llama la atención del príncipe, se enamoran los dos, se casan y se convierten en Rey y Rey.

La historia −comenta el coreógrafo Demis Volpi− está contada con tal naturalidad, que no cuestiona la igualdad de las parejas del mismo sexo y tampoco busca la provocación. “Es simplemente un cuento basado en estructuras familiares más abiertas que las tradicionales monarquías actuales. Al no estar ubicada geográfica ni históricamente en alguna monarquía específica, toma lugar en el mundo de la fantasía. Permite mostrar, además, un nivel de aceptación muy alto por parte de la madre al enamoramiento de su hijo, lo que da un valor educativo importante”.

Para el coreógrafo, el objetivo fue crear un ballet basado en esta breve historia, que se refleje en un espacio lleno de fantasía y alegría, y que trate el tema con la misma naturalidad y facilidad que logra la fuente literaria. “Es fundamental que la puesta en escena tenga un lenguaje claro y divertido”, señala Voilpi.

Es importante precisar que las historias secundarias de otros personajes, como la del paje del príncipe que se enamora de una de las princesas invitadas, se desarrollarán de tal manera que el cuento no se interprete de ninguna manera como una fábula misógina.

Desde el punto de vista musical, la idea fue trabajar con clásicos de la música, como Chopin, Rossini, Vivaldi, Mozart, Prokofiev, Tchaikovsky, Rimsky Korsakov, Ravel y Pärt, interpretados a capella por el Coro EnHarmonia Vocalis, dirigido por Fernando Menéndez, lo que le dará una identidad propia a la obra, al mismo tiempo que se trabajará con claras asociaciones musicales. Los arreglos musicales estuvieron a cargo de David Pérez Ávila.

Fernando Menéndez, director del Coro EnHarmonia Vocalis, señala que involucrarse en el proceso de creación de Rey y Rey ha sido un camino de descubrimientos y sorpresas. “No ha sido fácil escoger la cantidad adecuada de cantantes, elegir a los que lograrán cantar a capella arreglos de obras originalmente escritas para orquesta y que además tienen que hacer sonidos caricaturizados de los instrumentos que emularán. La voz humana no tiene tantos recursos técnicos como una orquesta, entonces esto ha sido todo un reto para coro, arreglista y director. Esperamos que el público disfrute esta puesta en escena y ayude a valorar el mensaje inclusivo y amoroso que queremos para nuestra sociedad”.

La escenografía de Rey y Rey está a cargo de Jorge Ballina, el vestuario es de Jerildy Bosch. Ambos creativos trabajaron con Volpi en el estreno de La consagración de la primavera, este mismo año.

Para Jerildy Bosch, se trata de un proyecto que ha disfrutado mucho porque se retoman los personajes del cuento original: la reina el paje, el gato, el mayordomo y el príncipe, pero al mismo tiempo, Demis adaptó la historia y, en su versión, las princesas casaderas serán las de los ballets clásicos, como La Cenicienta, La Sirenita, Odile, del Lago de los Cisnes y Aurora, de La Bella Durmiente.

“El reto al diseñar fue compaginar estos dos universos en un solo cuento y darle unidad. En algunos personajes decidí que para tener un tono cómico y divertido para los niños había que modificar la proporción de los cuerpos, así que primero construimos cuerpos falsos que engordan los de las bailarinas para después vestirlos.

“Es un proyecto con mucho trabajo manual, pues para recrear una estética de ilustración infantil y retomando una paleta en colores inspirada en el cuento original, decidí pintar a mano todos los vestuarios, lo cual ha implicado muchas horas de trabajo de mi equipo y el resultado es bellísimo. Estoy muy contenta con los personajes que hemos logrado crear juntos”, indicó Jerildy Bosch.

Es el cuarto año consecutivo que la Compañía Nacional de Danza (CND) participó en el ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también. David Bear, Director Ejecutivo de la CND, destaca que Rey y Rey se haya trabajado en coproducción con el Cenart como un hecho artístico, pues permitirá, a través de la danza, sumar a la construcción de una sociedad plural, posibilitando el respeto a la diferencia y dando valor a las múltiples formas de pensamiento, convivencia y amor. “Propone una visión distinta a las historias antes contadas en el ballet”, precisa.

La apuesta de este montaje, continúa Bear, es consolidar una experiencia transformadora, auténtica, que funja como catalizador y exponente social. “Es generar un espacio que canalice la intensidad de este momento en el que se vive con tanta fuerza, respondiendo así a las necesidades de una sociedad desafiante; que fluyamos a través de las emociones y de la empatía de momentos estéticos; que la danza sea un hecho real que comunique; que mediante ella se congregue a la sociedad y que nos dé la oportunidad de explorarnos a través del otro, que sea una herramienta que genere autoconocimiento, entendimiento, respeto; siendo estos valores los que nos permitan explorar el universo contextual de las conexiones de este mundo actual, acercándonos amablemente a lo que consideramos diferente, creando conciencia a través de la reflexión, aportando así a la construcción de una diversificación social y solidaria”.