ipiac

La Compañía Nacional de Teatro estrena en el Cenart Instrucciones para ir al cielo, dramaturgia y dirección de Benjamín Cann

*** Basada en en relatos del Dekalog de Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Piesiewicz, la obra se presentará en el Teatro de las Artes
*** Ofrecerá funciones del 21 de abril al 20 de mayo, los miércoles, jueves y viernes a las 19:00 horas, sábados y domingos, a las 18:00 horas
*** El montaje presenta viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de las que nos defendemos tratando de ser alegres

El primer multifamiliar construido en la Ciudad de México, por Mario Pani en 1947, es  el lugar donde ocurre la acción de la obra Instrucciones para ir al cielo, basada en relatos del  Dekalog de Krzysztof Kieślowski y Krzysztof Piesiewicz, con dramaturgia y dirección de Benjamín Cann, quien toma este conjunto habitacional como excusa para plantear un mosaico de historias que nos ayudan a reflexionar en torno a los 10 mandamientos y a cómo asumimos  lo que vivimos los citadinos actualmente.

El estreno de esta puesta en escena de la Compañía Nacional de Teatro se llevará a cabo el sábado 21 de abril, en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), donde se ofrecerán funciones los miércoles, jueves y viernes, a las 19:00 horas y sábados y domingos, a las 18:00 horas.

Interesado en retomar la narración sobre lo ambiguo de cumplir con “los mandamientos de un ser extrañísimo como lo es Dios, en el que a veces podemos creer y en ocasiones no debemos hacerlo”, Benjamín Cann partió de El Decálogo de Krzysztof  Kieślowski, quien en 1989 realizó una serie sobre los 10 mandamientos, mediante la cual elaboró una reflexión en torno al comportamiento de una sociedad que supuestamente basa su fundamento moral en la decena de preceptos dictados por Dios, pero que a todas luces nadie cumple.

Kieślowski, que es un hombre muy sabio, parte de una sociedad que es católica en su mayoría, por lo que resulta relevante hablar en este momento de una sociedad que decide respetar las leyes de Dios como mandato moral, porque las otras leyes no se respetan. Esto me dio materia prima muy útil, aunque luego todo se trastocó porque este país no es Polonia, sino México y la obra no transcurre en los años 70’s, sino en la época actual, en la que vivimos, lo que leemos a diario en los periódicos, inmersos en una crisis y encerrados tras las rejas para protegernos, al revés que en la cárcel, por lo que el teatro tiene que hablar de lo que estamos viviendo los mexicanos”, explica Benjamín Cann.

El multifamiliar, llamado Conjunto Urbano Presidente Alemán y conocido popularmente como Cupa, es muestra de un universo citadino, donde suceden todos los días muchas cosas y ninguna. La vida va, viaja. Algunos hoy serán tocados por una historia que define su vida. Otros nomás siguen. Un padre pierde a su hijo, una mujer no sabe si quiere perderlo, una mujer busca a un marido encontrado, una hija se enamora de su padre, o él de ella. Alguien va a morir, pero alguien no. Alguien, incluso, va a matar. Alguien va a cantar, alguien vende biblias. Alguien se va a enamorar, alguien va a mentir, alguien va a robar y alguien no va a lograr una erección. Alguien se va a enojar mucho, alguien se va a conmover y alguien va a tomar una decisión importante que la da mucha risa. Se escucha música, a ratos.

Cann, director de escena con más de 30 años de experiencia, guionista, director de cine y televisión, comenta que el título de la obra, Instrucciones para ir al cielo, es totalmente una paradoja. “Lo escogí porque se supone que si uno sigue al pie de la letra los mandamientos, se va al cielo, pero es imposible cumplirlos, por lo que se está condenado al infierno, a menos que uno decida torear estos preceptos. Esta situación nos ha vuelto indolentes y ha generado una desmemoria que tiene como signo inequívoco la impunidad”.

Personajes de la realidad cotidiana, incluido un músico que genera una atmósfera de nostalgia y un narrador que comparte historias nacidas en ese multifamiliar, convivirán en un espacio múltiple, muy teatral, consistente en una construcción de madera con acabados idénticos al del inmueble ubicado en la calle de Félix Cuevas, divididos en una calle, una azotea y unas escaleras, que se volverán un solo espacio o un departamento, al interior de una ficción en la que habrá escenas simultáneas.

Concebida por su director como un espacio de confrontación, Instrucciones para ir al cielo presenta viñetas de la vida en la que se reflejan temores e incertidumbres de las que nos defendemos tratando de ser alegres, “sabiendo que la corrupción ha generado un lenguaje que culpa de sucesos trágicos al tamaño de las faldas de las mujeres, a las redes y a los medios de comunicación, lo que nos hace vivir una parodia, por lo que mi esperanza –y uso esa palabra porque es utópica–, sería reírnos de cómo vivimos, porque eso nos hará pensar que no está bien aceptar esta forma de vida”, precisa Benjamín Cann.

Esta puesta en escena cuenta con el diseño de escenografía e iluminación de Matías Gorlero,  vestuario de Estela Fagoaga, video escenográfico de Daniel Primo, escenofonía y música original de Federico Schmucler, maquillaje y peinados Cinthia Muñoz y el co-diseño de maquillaje y peluquería de Luis Regil.

El reparto está conformado por actores del elenco estable de la Compañía Nacional de Teatro, en orden alfabético: Adrián Aguirre, Misha Arias de la Cantolla, David Calderón León, Eduardo Candás, Néstor Galván, Marco Antonio García, Olaff Herrera, Rocío Leal, Ana Paola Loaiza, Patricia Madrid, Óscar Narváez, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar Padilla, Adriana Roel, Antonio Rojas y Paulina Treviño. Los actores invitados Hanssel Casillas, Eduardo Minett, Renata Chacón y Regina Macías (alternan funciones).

La temporada de Instrucciones para ir al cielo se realizará del 21 de abril al 20 de mayo, con funciones miércoles, jueves y viernes, a las 19:00 horas, sábados y domingos, 18:00 horas, en el Teatro de las Artes del Cenart, ubicado en Avenida Río Churubusco 79, colonia Country Club, Ciudad de México. La entrada general es de $100, con precio especial los jueves, de $30. No habrá función los días 5 y 10 de mayo. Es una obra para mayores de edad y con una duración aproximada de 2 horas 50 minutos, con intermedio.

***