caminosedientos

“Sedientos” y “Camino para recuperar mi rostro”, dos obras de Hugo Arrevillaga en el Cenart

  • Puestas en escena creadas a partir de los textos del escritor y dramaturgo libanés-canadiense, Wajdi Mouawad
  • Sedientos: Foro de las Artes / Del 29 de junio al 14 de julio 2017 / Jueves, 20 h $30 y viernes, 20 h $100
  • Camino para recuperar mi rostro: Foro de las Artes / Del 1 al 16 de julio 2017 / Sábados y domingos, 18 h $100

El Centro Nacional de las Artes (Cenart) presenta dos nuevos títulos bajo la dirección del mexicano Hugo Arrevillaga Serrano, uno de los creadores más prolíficos en el país. Sedientos y Camino para recuperar mi rostro son dos obras creadas a partir de los textos de Wajdi Mouawad, un escritor y dramaturgo libanés-canadiense con quien Arrevillaga ha establecido un diálogo creativo en los últimos años.

 La identidad, el sentido de pertenencia y los miedos que enfrentamos en la juventud, son los temas de estas puestas en escena que se presentarán en el Foro de las Artes del Cenart. Sedientos, un texto de la autoría de Wajdi Mouawad, en colaboración con Benoit Vermeulen, cuenta con la dirección y adaptación de Hugo Arrevillaga. Ofrecerá temporada del 29 de junio al 14 de julio, con funciones los jueves y viernes, a las 20:00 horas.

En Sedientos actúan Andrés Torres Orozco, Ditmara Náder y Miguel Romero, quienes dan vida a los personajes que provocan reflexiones y preguntas como ¿Para qué levantarse por la mañana, bañarse, desayunar y salir de casa? Para qué si al día siguiente habrá que hacer exactamente lo mismo y así por muchos años hasta que algo detenga la carrera de nuestra vida y seamos sepultados, al lado de todos los sueños no cumplidos.

Sedientos es una obra de pasión, sueños y sed de vida, que seguramente le dará a los espectadores jóvenes el aliento suficiente para buscar con rabia, rebeldía, pasión y amor su camino en el mundo”, señala Arrevillaga Serrano.

Por otro lado, el montaje de Camino para recuperar mi rostro fue realizado a partir de la novela Rostro recuperado, de Wajdi Mouawad. Cuenta con la dramaturgia, dirección y musicalización de Hugo Arrevillaga; la traducción de Humberto Pérez Mortera y Nadxeli Yrízar Carrillo; y las actuaciones de Christian Hansel, David Grimaldo, Elena del Río y Paulina Álvarez. Tendrá funciones del 1 al 16 de julio, los sábados y domingos, a las 18:00 horas, en el Foro de las Artes del Cenart.

Es la historia de Wahab, quien al cumplir 14 años deja de reconocer el rostro de su madre. A partir de entonces deambula por varias geografías, tanto físicas como del alma; perdido, extraviado. Años después, en el lecho de muerte de su mamá, se enfrenta a sus miedos más grandes: la guerra y la muerte.

En el texto Arquitectura de un caminante, entrevistas a Wajdi Mouawad por Jean-François Côté (Editorial LEMÉAC/ACTES SUD), Mouawad dice: “Cuando camino, no pienso. Fantaseo. Sueño sobre la obra que voy a escribir, sobre la historia, rehago una puesta en escena. Fantaseo sobre cosas gloriosas: salvo al mundo, soy un superhéroe, por ejemplo. O bien desvarío sobre situaciones apocalípticas en las cuales yo soy el que puede salvarlo todo: el mundo muere a mí alrededor y yo debo encontrarle un sentido a las cosas antes de que la humanidad sea sepultada o, por el contrario, yo soy el que muere y nadie me llora. Fantasías infantiles, huecas, pero tremendamente lúdicas.

“Caminar imaginando que uno es más grande que uno mismo… Es magnífico caminar al ritmo del corazón y ser poseído por todas las fantasías posibles. El caminar, para mí, tiene tanta importancia que no sólo pertenece al mundo del movimiento y el desplazamiento sino sobre todo al reino de las sensaciones. Al caminar, uno se da cuenta que los fantasmas, aquellos que la vida nos arranca, los que se evaporan cuando uno ya no puede recordarlos más, permanecen inscritos en uno, fosilizados al interior, porque seguimos teniendo aquella sensación que nos brindaron y al caminar, a veces se hacen presentes”.

Wajdi Mouawad nació en Beirut, Líbano. Estudió artes escénicas en Canadá y actualmente reside en Paris. Es escritor, actor y director de teatro. Ha sido catalogado como uno de los grandes escritores a nivel mundial de los últimos años. En este momento es Director Artístico del Teatro Nacional La Colline en Paris.

Alcanzó renombre internacional tras el éxito de su tetralogía La sangre de las promesas, integrada por Litoral, Incendios (cuya versión cinematográfica fue nominada a un Óscar), Bosques y Cielos. Estas cuatro obras fueron estrenadas en México con mucho éxito bajo la dirección de Hugo Arrevillaga Serrano.

Wajdi Mouawad visitó México por primera vez en el 2014 para participar en la Cátedra Bergman de la UNAM, donde impartió conferencias magistrales que lograron convocar a un gran número de jóvenes. Se espera nuevamente su visita a nuestro país en octubre del 2017, como parte de la programación del Festival Internacional Cervantino.

Hugo Arrevillaga Serrano ha dirigido aproximadamente 50 obras de teatro durante sus 15 años de carrera profesional. Entre sus trabajos más reconocidos destacan Litoral, Incendios, Bosques y Cielos. Ha participado en diversas compañías de teatro como Los Endebles, la Organización Teatral de la Universidad Veracruzana y la Compañía Nacional de Teatro.

Con la obra Enrique IV, 1era Parte, de William Shakespeare, participó con la Compañía Nacional de Teatro en el Festival Globe to Globe en Londres, como parte de las Olimpiadas Culturales del 2012. Fue la primera vez que una compañía mexicana se presentó en The Globe. También fue ganador del Premio Punto de Partida de la UNAM (2001) y seleccionado como candidato de México para la beca Rolex Mentor and Protégé Arts Initiative (2005), en la categoría de Teatro.

Es Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte FONCA y ha obtenido premios por su dirección de escena como Mejor Director con la obra Aquí y Ahora de Catherine-Anne Toupin, otorgado por la Asociación de Críticos y Periodistas Teatrales (ACPT); Primer Lugar en el Festival Universitario de Teatro de la UNAM en la categoría Montajes Estudiantiles Dirigidos por Maestros, con la obra Ventanas y obtuvo un reconocimiento en el Fringe Festival de San Diego, California, por la obra Todavía, como Mejor Producción Binacional.