violetaparra

Música, cine y reflexión para conmemorar el centenario del natalicio de la cantautora chilena Violeta Parra

  • El INBA, el Cenart y la Embajada de la República de Chile colaboraron en esta celebración
  • Sus canciones se mantienen vigentes en el repertorio de muchos de los cantantes importantes a nivel mundial

Para conmemorar el 100 aniversario del natalicio de la cantautora, pintora, escultura, bordadora y ceramista chilena Violeta Parra (1917-1967), el Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información Musical Carlos Chávez y la Coordinación de Música y Ópera del INBA, en colaboración con la Embajada de la República de Chile y el Centro Nacional de las Artes (Cenart) presentaron un concierto, una proyección y una conferencia que revisan el legado de la folclorista  sudamericana.

Violeta Parra es, sin duda, una de las grandes creadoras que América Latina le dio al mundo en el siglo XX. Su obra polifacética trasciende y perdura. Sus canciones, de profunda riqueza poética, originalidad melódica y sorprendentes armonías se mantienen vigentes en el repertorio de muchos de los cantantes destacados a nivel mundial, así como en el gusto de millones de melómanos.

Además de una artista excepcional, Violeta Parra fue una investigadora del folclor chileno; su obra recopilada es inmensa y comprende numerosos géneros, como tonadas, parabienes o villancicos. Su labor de difusora de la expresión del pueblo campesino la volcó en composiciones musicales como Casamientos de negros (1955), Yo canto la diferencia (1961), Una chilena en París (1965), Qué dirá el Santo Padre (1965), Rin del angelito (1966), Run run se fue pal Norte (1966), Volver a los diecisiete (1966) y Gracias a la vida (1966), muchas de las cuales han sido grabadas por importantes intérpretes.

La celebración por el centenario de su nacimiento inició el miércoles 26 de abril, en el Aula Magna José Vasconcelos del Cenart, donde se realizó la conferencia “La herencia del siglo de oro en la lírica de Violeta Parra”, impartida por el Investigador del Cenidim Eduardo Contreras Soto.

En dicha conferencia, Contreras reveló que una de las muchas cualidades que poseen las canciones de Violeta Parra es el manejo original y propositivo que sus letras tienen de formas originadas o perfeccionadas durante el Siglo de Oro de nuestra tradición literaria (ss. XVI-XVII).

“Si bien hay formas de esa época que han mantenido su vigencia en la poesía y el canto de todos los tiempos, lo mismo en el registro culto que en el popular, el mérito especial de Violeta Parra es que haya logrado con sus canciones algo equivalente a lo que lograron los poetas de aquel pasado legendario: ser aplaudida, admirada y apreciada lo mismo por lectores de ámbitos académicos que por el público masivo en general”, explica Contreras Soto.

El jueves 27 de abril, también en el Aula Magna José Vasconcelos del Cenart, se proyectó la película Violeta se fue a los Cielos (2011), dirigida por Andrés Wood en una adaptación libre del libro homónimo de Ángel Parra.

Esta cinta, ganadora del Gran Premio Internacional del Jurado en el Festival de Cine Sundance, Estados Unidos, 2012, narra la historia de Violeta Parra, una chica que es visitada por sus sueños, vivencias e ilusiones. Está viva, pero quizás está muerta, eso abre una gran expectativa en la que nos vamos enterando poco a poco de sus secretos, miedos, frustraciones y alegrías.

Finalmente, el viernes 28 de abril, en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, se realizó un concierto a cargo del Cuarteto Latinoamericano y Javiera Parra, una de las cantantes chilenas con más discos vendidos en Latinoamérica con más de sesenta mil copias.

Actualmente, Javiera Parra está en un proyecto musical, junto a su hermano Ángel y otros intérpretes chilenos, llamado “Las últimas composiciones de Violeta Parra”, en el que reviven el último disco publicado por Violeta, con los mismo instrumentos y estilos que se utilizaron en la versión original.