cabborc

Caborca, una mirada teatral a los efectos del narcotráfico

  • Del 29 de abril al 29 de mayo, el sótano del estacionamiento del Cenart será ambientado para albergar la temporada de esta puesta en escena
  • Teatro en Fuga A.C. presenta la obra de la dramaturga Paulina Barros Reyes Retana, bajo la dirección de Andrea Salmerón Sanginés

Lila ha sido secuestrada por el cártel local porque su padre se negó a cederles sus tierras para utilizarlas como salida de mercancía. La adolescente es “levantada” en una camioneta a la salida de la escuela secundaria donde estudia, luego de que su padre rehusara concederle poder a un amenazador grupo armado.

Esta circunstancia es el punto de partida de Caborca, primera obra en México de Paulina Barros Reyes Retana tras su posgrado en dramaturgia en la Escuela de Artes de la Universidad de Columbia, en Nueva York. En esta puesta, la dramaturga y guionista le pone rostro al problema público del narcotráfico para mostrar el impacto que tiene en el privado y aparentemente seguro universo citadino.

En el montaje suman voces la víctima y otros personajes que se relacionan con su secuestro: su madrina, el comandante de la policía, el gatillero, la cocinera de los secuestrados, el encargado de la basura y el guardián, todos ellos hablan desde la perspectiva de personas que viven de manera cotidiana con el narco; individuos con sus propios motivos, con preocupaciones que en las grandes ciudades apenas imaginamos.

La dirección de Andrea Salmerón Sanginés plantea un escenario sin divisiones, en el que actores y público comparten la acción. Los espectadores entran a un espacio vacío en el que son libres de moverse. La acción escénica y la luz provocarán el movimiento de los actores que se encuentran ahí entre ellos.

Sin estereotipos, ni juicios, evitando hacer apología del crimen, Caborca narra cómo un pueblo entero es tomado por el narco, una mancha que se extiende vorazmente.

“Este texto tiene su origen en la herida abierta que a veces es México a la distancia. La fuerza que impulsa sus palabras es la indignación de ver un presente que se desmorona a gran velocidad a manos de criminales y un sistema enfermo de corrupción”, expresa la dramaturga Paulina Barros Reyes Retana.

Su directora, Andrea Salmerón Sanginés, declara: “En Caborca no hay malos, ni buenas. Son gente trabajadora, personas que trabajan para ganarse la vida o para conservarla. Al principio puedes decir que no, pero es tu dignidad contra su AK-47 y no hay mucha duda de quién va a ganar”.

La temporada de Caborca, será del 29 de abril al 29 de mayo, con funciones los viernes y sábados a las 19:00 horas, y los domingos, a las 18:00 horas, en el Sótano del estacionamiento del Cenart, ubicado en Rio Churubusco 79, esquina calzada de Tlalpan, colonia Country Club. Obra para público a partir de 15 años. Entrada libre, con cupo limitado a 60 espectadores. El punto de reunión para el público será el Módulo de información en la Entrada Principal.