operapublicoweb

Más de 10 mil personas disfrutaron del ciclo “La ópera es puro cuento… y el ballet también”, en el Cenart.

  • Entre junio, julio y agosto se presentaron cuatro títulos de ópera y uno de ballet para diversión de grandes y pequeños
  • La Compañía Nacional de Danza del INBA, dirigida por Laura Morelos, presentó con éxito el espectáculo coreográfico-musical Cri-crí

Un total de 10 mil 924 personas, entre niños, jóvenes, adultos y adultos mayores disfrutaron este 2015 del ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también, que desde hace siete años consecutivos organiza el Centro Nacional de las Artes (Cenart). Esta vez, la novedad fue que se incluyó al ballet con el espectáculo coreográfico-musical Cri-crí, a cargo de la Compañía Nacional de Danza del INBA, que abarrotó el Teatro de las Artes durante las ocho funciones que ofreció.

Durante junio, julio y agosto, en Teatro de las Artes, se presentaron los títulos El retablo de maese Pedro, El doctor Milagro, La flauta mágica… según Papageno, Las aventuras de Pinocchio y Cri-crí. Cuatro títulos operísticos y un ballet que retomaron divertidas historias con montajes atractivos y con la participación de tenores, barítonos, bajos, sopranos y mezzosopranos que hicieron gozar a las familias.

La magia de los títeres se hizo presente con El retablo de maese Pedro, de Manuel de Falla, una ópera que además significó un homenaje a la memoria de Mireya Cueto y que se presentó en conmemoración por los 400 años de la publicación de la segunda parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes Saavedra.

Los enredos de El doctor Milagro, una ópera de Georges Bizet con libreto de Léon Battu y Ludovic Halévy, desataron las carcajadas de las niñas y niños; mientras que La flauta mágica… según Papageno, una adaptación de la obra de Wolfgang Amadeus Mozart, permitió la interacción entre público y cantantes.

También se presentó el estreno en México de Las aventuras de Pinocchio, ópera basada en la novela de Carlo Collodi (1826-1890), así como ocho funciones del exitoso programa Cri-Crí, que cuenta con la coreografía de José Luis González, la música de Francisco Gabilondo Soler y los arreglos musicales de Eugenio Toussaint.

Este espectáculo coreográfico-musical fue creado en 2007 por la CND para conmemorar el centenario del natalicio de Francisco Gabilondo Soler Cri-Crí. Es una puesta en escena en la que participan 70 bailarines y en la que niños y adultos viajan en el tiempo y rememoran un abanico de personajes y canciones como El ratón vaquero, La negrita cucurumbé, La abuelita, El chinito Chong-Ki-Fu y La Muñeca fea.

De manera paralela al ciclo La ópera es puro cuento… y el ballet también, el Cenart ofreció talleres dirigidos a los niños y niñas interesados en todo lo que rodea a una ópera, como sus cantantes y las diferentes tesituras, la escenografía y la música.

Durante los fines de semana que duró el ciclo se realizaron seis talleres, con 90 minutos de duración cada uno. Participaron en ellos más de 100 niñas y niños de entre 5 y 13 años de edad, quienes ahora conocen un poco más acerca de los personajes involucrados en la ópera.

A través de la página web del Cenart (www.cenart.gob.mx), el público pudo jugar con el interactivo “Las voces en la ópera”, que muestra de una manera lúdica las diferentes tesituras que tienen los cantantes que participan en esta disciplina artística.