hambrelocura

El director y pedagogo Juan Carlos Corazza, maestro de Javier Bardem, y su Teatro de la Reunión vienen al Cenart

  • Hambre, locura y genio es la puesta en escena de Teatro de la Reunión, compañía teatral del Estudio Corazza para el Actor
  • El montaje reúne dos obras breves del dramaturgo sueco August Strindberg: Débito y Crédito y El pelícano
  • Corazza también impartirá en el Cenart una clase magistral dirigida a estudiantes avanzados de actuación y actores profesionales

El Estudio Corazza para el Actor, a través de su proyecto pedagógico-artístico Teatro de la Reunión, se presentará por primera vez en México con la obra Hambre, locura y genio, del dramaturgo sueco August Strindberg, y una clase magistral que impartirá en el Centro Nacional de las Artes (Cenart).

El argentino Juan Carlos Corazza es uno de los maestros de actuación más creativos y prestigiosos de la escena española. Muchos de sus alumnos son reconocidos actores de teatro, cine y televisión. Elena Anaya y Jean Cornet (La piel que habito, de Pedro Almodóvar), Pilar López de Ayala (Juana la Loca), Sergio Peris Mencheta (Los Borgia), Manuela Velasco, protagonista de REC (e integrante  de la Compañía) y ganadora de un Goya, entre muchos otros. Varios actores mexicanos suelen acudir a sus Seminarios para Profesionales en Madrid.

Hambre, locura y genio se presentará del 5 al 8 de marzo en el Teatro Salvador Novo del Cenart. Esta puesta en escena, con localidades agotadas, está conformada por las obras de teatro breve Débito y crédito y El pelícano, del escritor y dramaturgo sueco August Strindberg.

En tanto, la clase magistral “Instinto, comprensión y emoción en la creación del actor” se llevará a cabo el lunes 9 y martes 10 de marzo para actores profesionales, así como alumnos de Actuación de tercero y cuarto grado de escuelas como el Centro Universitario de Teatro de la UNAM y la Escuela Nacional de Arte teatral del INBA.

“Me gusta crear algo que pueda despertar en los artistas y en el público cierta energía, amor y respeto hacia sí mismos y hacia la vida”, afirma Juan Carlos Corazza, quien ha impartido clases magistrales en Argentina, Brasil, Chile, Estados Unidos, Italia y Rusia, entre otros países.

En Hambre, locura y genio se revela una sociedad cargada de egoísmo y competitividad, codicia y venganza, a través de la familia y los seres cercanos como una metáfora para narrar los males que acechan permanentemente a la sociedad y al mundo.

La primera de las dos obras breves que conforman el montaje es la comedia dramática Débito y crédito, en la que un científico está a punto de contraer matrimonio y ser ascendido profesionalmente. Su felicidad se pone en riesgo al presentarse ante él familiares, amantes y amigos, con reclamaciones, exigencias y amenazas.

La segunda obra, El pelícano, es un drama trágico que presenta a una viuda que necesita desesperadamente el testamento de su marido recién desaparecido y mantener oculta su cara más oscura. Inesperadamente, su hijo revelará terribles secretos familiares que cambiarán la vida de todos para siempre.

Hambre, locura y genio, dirigida por uno de los maestros de actuación más renombrados en España y el mundo, cuenta con 11 actores en escena, algunos muy conocidos, como Rafa Castejón, de larga trayectoria teatral, con varios premios al Mejor Actor por la Unión de Actores de España y primer actor de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, así como Tamar Novas, ganador de un Goya, y quien ha participado en películas dirigidas por Alejandro Amenábar, Milos Forman y Pedro Almodóvar.

Todos los actores que participan en la obra tienen una desarrollada capacidad interpretativa y están comprometidos con una actuación feroz, divertida e impredecible en los 13 personajes que hacen, los cuales se baten en contiendas con un humor del más cruel expresionismo simbólico, volviéndose locos furiosos, inteligentes y vengativos; locos de hambre y por el dinero; enloquecidos por la pareja, los celos y el sexo; locos de envidia y competitividad.

Trayectoria de Juan Carlos Corazza

Juan Carlos Corazza estudió en el Conservatorio de Arte Dramático de Buenos Aires, Argentina, ciudad donde se inició desde muy joven en numerosas producciones de teatro, cine y televisión, aunque en poco tiempo comenzó a dar clases en la escuela de su maestro, Carlos Gandolfo.

Con más de 30 años de trayectoria en la docencia y la dirección, en 1990 fue invitado por el Centro Andaluz de Teatro a dirigir una obra de teatro en España y posteriormente impartir en Madrid un Seminario para actores profesionales. Ese mismo año creó el Estudio Corazza para el Actor, una de las más reconocidas escuelas de interpretación de España.

Corazza es creador de propuestas de entrenamiento teatral específicas para la educación, centros de formación profesional y programas de desarrollo personal. También ha dirigido obras de William Shakespeare, Federico García Lorca, Ernest Hemingway, Steven Berkoff, Elmer Rice, Thorton Wilder, Frank Wedekind, Bertolt Brecht, Aristófanes, Eurípides y Anton Chéjov.

El Estudio Corazza para el Actor ha contribuido a la modernización de la actuación en España y es uno de los referentes más importantes a nivel internacional en la formación teatral. En este espacio se han formado grandes actores de España y de otros países.

Como parte de su misión en el ámbito de la educación y la difusión de las artes, el Cenart presenta al Estudio Corazza para el Actor y al Teatro de la Reunión en un proyecto que a estudiantes y profesionales del teatro en México brindará la posibilidad de enriquecer su formación artística, al tiempo que al público asistente ofrecerá una propuesta escénica de gran atractivo.

Las funciones de Hambre, locura y genio se realizarán en el Teatro Salvador Novo del Cenart del 5 al 8 de marzo. A los pocos días de su anuncio las localidades, de entrada libre, previo registro, fueron agotadas.

La clase magistral “Instinto, comprensión y emoción en la creación del actor” tendrá una dinámica que incluirá la participación activa de todos los asistentes, ejercicios para la preparación expresiva del actor y trabajos con escenas tomadas de Sueño de una noche de verano, de William Shakespeare, y Bodas de Sangre, de Federico García Lorca.

“Una buena interpretación puede enriquecer nuestra conciencia y nuestro corazón. Una comedia, drama o tragedia, creados con humanidad y criterio artístico pueden ayudarnos a comprender mejor la condición humana, a juzgar menos y a reverenciar el misterio”, asegura Juan Carlos Corazza.