muestraimp

Presenta el Cenart Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible

  • Magna exposición realizada por la Radiotelevisión Italiana (Rai) y que cuenta con el alto patrocinio del Presidente de la República Italiana para su presentación en México, primer país de América Latina al que llega
  • Consta de reproducciones elaboradas rigurosamente en escala 1:1 y en alta resolución de 57 pinturas y frescos de estos tres grandes artistas
  • La muestra, que se exhibirá a partir del 16 de enero,  es presentada por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, a través del Centro Nacional de las Artes, en colaboración con el Instituto Italiano de Cultura y la Embajada de Italia en México

Es impensable que en un sólo lugar se puedan reunir las pinturas de artistas como Michelangelo Merisi da Caravaggio, Leonardo da Vinci y Rafael Sanzio porque, como bien es conocido, sus obras maestras están diseminadas en varias decenas de museos, iglesias y espacios particulares de varios continentes. Sin embargo, el Centro Nacional de las Artes del Conaculta, en colaboración con el Instituto Italiano de Cultura y la Embajada de Italia en México, traen a México Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible. Las obras de arte en la era de la reproducción digital, integrada por 57 pinturas y frescos de estos tres grandes artistas, reproducidos rigurosamente en escala 1:1 y en alta resolución.

Se trata de una magna exposición que se presentará en cuatro espacios expositivos del Cenart: Galería Central, Galería Juan Soriano, Galería Arte Binario y Galería Espacio Alternativo, a partir del 15 de enero de 2015 y durante tres meses.

Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible es un proyecto ideado y dirigido por Renato Parascandolo, con la dirección científica de Ferdinando Bologna. Esta exposición cuenta además con la distinción del alto patrocinio del Presidente de la República Italiana.

Para la concreción de este proyecto gestado durante mucho tiempo, el Cenart contó con el decidido apoyo del Instituto Italiano de Cultura y la Embajada de Italia en México, que trabajaron incansablemente para que México sea el primer país de América Latina donde se presenta.

Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible. Las obras de arte en la era de la reproducción digital, representa la primera etapa mexicana de un amplio programa de iniciativas, impulsado por el gobierno italiano, durante los próximos 18 meses en todos los países de América Latina, bajo el nombre de Año de Italia en América Latina (AIAL).

El AIAL se compone de más de mil actividades, entre exposiciones de arte, cine, música, teatro, diseño y literatura para traer a la región las excelencias italianas, con el objetivo doble de resaltar la consolidada presencia de Italia y de crear las premisas para una mayor integración cultural, económica, científica y tecnológica entre Italia y los países latinoamericanos. Un año de historias, viajes, descubrimientos, espectáculos y empresas que permitirán valorar las identidades y los talentos de la Italia contemporánea y dar nuevo impulso a las perspectivas futuras de las relaciones pluriseculares entre ese país europeo y México.

Es así que a partir de este 15 de enero, el Cenart ofrecerá al público la posibilidad de asistir a una especie de prodigio: una “muestra imposible” que nació a partir de la reflexión sobre la crisis que afecta a los museos de todo el mundo y a la consideración de que, en la época de la reproducción digital de la obra de arte, ésta pueda ser considerada una fiel representante del original.

 Renato Parascandolo, quien se encargó de la curaduría de la muestra, señala que si tomamos en cuenta los costos económicos que las grandes exposiciones implican, se considera que una difusión masiva de la obra de arte puede ser garantizada exclusivamente a través de las reproducciones; una idea de democracia cultural que tendría en Paul Valéry, Walter Benjamin y André Malraux a sus precursores. “No es casual que los jóvenes, estudiantes y población general que no frecuentan habitualmente los museos, hayan sido el público asiduo de las 20 ‘muestras imposibles’ presentadas hasta la fecha”.

Parascandolo, quien también es periodista, explica que la realización de las grandes exhibiciones es cada vez más difícil, debido a la reticencia de los directores de museos a otorgar el préstamo de las obras si no se garantizan las sumas exorbitantes por concepto de seguros, así como las medidas especiales de seguridad, inevitables cuando se trata de obras de valor incalculable.

“De esta forma el proyecto de las ‘muestras imposibles’ nace de estas premisas, así como de la conveniencia que un uso riguroso y creativo ofrece la técnica de reproducción digital, la cual permite ubicar al espectador virtualmente frente a la obra de arte original”, precisa el curador.

A partir del año 2003 la Rai, la compañía de radio y televisión pública de Italia, ha presentado numerosas exposiciones monográficas en varias ciudades italianas (Nápoles, Roma, Milán y Turín, por mencionar algunas), así como en Chicago, Estados Unidos y Valeta, en Malta.

De manera global, el público asistente a estas muestras asciende a varios cientos de miles. La originalidad de esta edición de la muestra en el Centro Nacional de las Artes, que la vuelve aún más “imposible”, es el número de obras expuestas: 29 de Caravaggio, 20 de Rafael (incluido el fresco La Escuela de Atenas) y ocho de Leonardo (incluidas La última cena y La Gioconda).

“La novedad que las muestras imposibles introducen es la de consentir a una multitud de visitantes para que puedan admirar, hic et nunc (aquí y ahora), una al lado de otra, no algunas sino todas las obras de un autor, incluidas aquellas que simplemente no son transportables, como los grandes frescos. Ubicando de manera contigua obras que en realidad están distantes por miles de kilómetros se puede cumplir ‘la imperiosa exigencia de apoderarse del objeto a una distancia lo más próxima posible en la imagen, o mejor dicho, en la efigie, en la reproducción’ de la que habla Walter Benjamin”, apunta el curador.

Además, agrega que siendo imposible hoy, y no habiendo existido nunca en el pasado (pues ni los mismos artistas pudieron admirar reunidas todas sus obras), las muestras imposibles que exhiben el corpus completo adquieren un estatus particular de unicidad.

Numerosos historiadores del arte se han expresado a favor de este proyecto, pero el más convencido promotor de la finalidad didáctica de las ‘muestras imposibles’ es Ferdinando Bologna, uno de los discípulos más autorizados de Roberto Longhi, a quien se debe, entre otras cosas, el reordenamiento del Museo Capo di Monte (en Nápoles) a mediados del siglo pasado”.

Al respecto de las “muestras imposibles”, el profesor Bologna ha dicho: “Esta nueva generación de reproducciones de arte de altísima definición, y en tamaño natural, brinda la posibilidad de una aproximación a los originales que los originales mismos, en las condiciones en las que normalmente se encuentran, no lo permiten.

”Desde la aparición de la fotografía el público no ha perdido nunca el gusto por mirar la obra original, éste sin duda es un hecho histórico, sin embargo, la reproducción del arte se puede revelar como un útil aliado del original, que además de resolver problemas logísticos reales, como el riesgo que conlleva el transporte, permite el acercamiento que sería exactamente imposible, mejorando la lectura de la obra completa del pintor”, puntualiza Ferdinando Bologna.

La exposición Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible. Las obras de arte en la era de la reproducción digital, estará acompañada por actividades paralelas como conferencias magistrales impartidas por especialistas nacionales e internacionales, ciclo de cine con charlas introductorias, talleres para toda la familia y para niños, danza y conciertos que ofrecerán diversos grupos con repertorio renacentista italiano de la época.

Documentales como El Renacimiento Italiano (1999), Leonardo da Vinci (2003), Raphael (2000), Los Hitos de la Creación: El Renacimiento (1999) y Leonardo da Vinci, hombre del Renacimiento (1998), entre otros, serán comentados por especialistas como María Teresa Suárez Molina, Gabriela Leonor Torres Freyermuth y Loreto Alonso Atienza, quienes ofrecerán charlas introductorias previas a las proyecciones.

Asimismo, gracias a la colaboración del programa Alas y Raíces del Conaculta, se ha diseñado una programación para niños y niñas con la que se pretende enriquecer su experiencia en esta exhibición, aproximándolos de manera lúdica a la obra de sus autores a través de narraciones sobre la niñez, vida y obra de Leonardo da Vinci, Rafael y Caravaggio; espectáculos de teatro, conciertos con piezas del Renacimiento y talleres creativos de artes plásticas, danza y música que involucran a algunas de las piezas de la misma exposición.

Las actividades de Alas y Raíces en el marco de Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible se realizarán todos los fines de semana en distintos espacios del Cenart, a partir del sábado 17 de enero y hasta el término de la exhibición. La entrada es libre. Los detalles, fechas y horarios podrán consultarse en www.alasyraices.gob.mx

En tanto, el Centro Multimedia del Cenart impartirá también un taller en el que se imprimirán en 3D (tercera dimensión) prototipos de las máquinas de Leonardo da Vinci. Esta actividad tiene como objetivo acercar a los asistentes a la creación tecnológica de Da Vinci, analizar algunas de las máquinas que diseñó durante su estadía en la corte de los Sforza, así como sus aportaciones al arte y su relación con la tecnología

El propósito de este programa de actividades paralelas es que el público que asista a la “muestra imposible” comprenda el contexto histórico que rodeó a los artistas que crearon estas obras en la época del Renacimiento.

Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible. Las obras de arte en la era de la reproducción digital, permanecerá en exhibición hasta abril de 2015, con un horario de visita de lunes a domingo de 9:00 a 19:00 horas. Más información sobre la muestra y sus actividades paralelas en: http://muestraimposible.cenart.gob.mx/