afectoshum

Exposición Afectos humanos (recargado) 1962-2014 refleja la vocación investigación-creación del Cenart

  • El hilo conductor de esta muestra es la coreografía para bailarina solista que la alemana Dore Hoyer creó en 1962
  • El trabajo de la investigadora y coreógrafa Hilda Islas conjuga la sinergia investigación-creación que da vida, contenido y sustancia al Cenart, dice Ricardo Calderón Figueroa, director general del Centro Nacional de las Artes

Afectos humanos (recargado) 1962-2014, que fue inaugurada en la Galería Arte Binario (AB) del Centro Nacional de las Artes, conjuga la investigación con la creación como reflejo de la verdadera vocación de esta institución, señaló Ricardo Calderón Figueroa, director general del Cenart.

El proyecto, encabezado por la investigadora y coreógrafa Hilda Islas, está basado en la memorable pieza coreográfica para bailarina solista que la alemana Dore Hoyer creó en 1962, y que retrata sentimientos, emociones y estados de ánimo que oscilan entre el pecado capital y las complejas pasiones humanas.

Islas desarrolló un proceso de investigación-creación dancística sobre las implicaciones de la “traducción” o “interpretación” de los trabajos originales de dicha pieza a versiones contemporáneas, y el curso que va de las versiones más apegadas a la inicial, hasta aquellas más alejadas y propositivas.

“Con Afectos humanos (recargado) 1962-2014, la verdadera vocación del Centro Nacional de las Artes llega a su mejor y máxima expresión. Tenemos aquí el resultado de investigación que se hace en nuestra torre, con una concienzuda reflexión y análisis de la materia dancística, con un apoyo del Cenidi-Danza del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), que tiene una salida y difusión, y que se exhibe al público, lo cual abarca el proyecto de la enseñanza”, dijo Calderón Figueroa.

“Siento especialmente afortunado este acontecimiento, esta conjugación, esta sinergia que es lo que da vida, contenido y sustancia a nuestro Centro Nacional de las Artes”, agregó.

Un video grabado por la misma Hoyer fue el documento que permitió a coreógrafos como Betty Jones, Susanne Linke y Martin Nachbar, estudiar y reconstruir el trabajo surgido hace 52 años, y cuya “traducción” performática corrió a cargo de Islas.

En torno a estas danzas, la investigadora y coreógrafa Hilda Islas desarrolló un proceso de investigación-creación dancística sobre las implicaciones de la “traducción” o “interpretación” de los trabajos originales a versiones contemporáneas, y el curso que va de las versiones más apegadas a la original, hasta aquellas más alejadas y propositivas.

“El trabajo que hoy cristaliza en esta performática exposición, responde a la necesidad de investigación de la pieza a la que Dore Hoyer ha dado la vida, para que en torno a su memorable trabajo, se conjuguen ideas y conceptos que pone en juego a partir de Paul Ricoeur, frente a lo que en las piezas que lo compone plantea la memorable coreógrafa: vanidad, deseo, odio, angustia y amor”, expresó, Elizabeth Cámara García, directora del Cenidi-Danza.

“Llegas a este punto de la investigación de la época en que hace mucho pensábamos que estaba separada la investigación de la creación, a diferencia de lo que podemos percibir y atestiguar hoy. El trabajo de Hilda (Islas) se distingue por lo atractivo y novedoso de su propuesta, al pulir la teoría con la práctica en procesos que se entrecruzan mutuamente haciendo que converja la profunda reflexión y el placer de moverse y experimentar corporalmente formas de interpretar”, señaló Humberto Chávez Mayol, investigador del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap) del INBA.

Afectos humanos (recargado) 1962-2014 es un proyecto de investigación-creación dancística basado en Afectos humanos, una coreografía para bailarina solista que la alemana Dore Hoyer creó en 1962, y que se compone de cinco danzas: Vanidad, Deseo, Odio, Angustia y Amor.

Además de dar a conocer el trabajo poco difundido de Dore Hoyer, inscrito en la veta de la danza de expresión alemana, esta exposición pretende compartir nuestros apegos y desapegos respecto a estas creaciones y la multiplicidad de vías y caminos para traducirlas a nuestros propios afectos en México, en los inicios del siglo XXI.

“Soy investigadora de danza, y dentro de la investigación dancística hago coreografías y bailo. Tengo años trabajando en proyectos de reconstrucción, reflexionando la manera en que se deben reconstruir danzas ajenas. Cuando reconstruyes cierto tipo de danza, si tú culminas este proceso con una función, puedes darte cuenta de que no deber dejar atrás una serie de procesos imaginativos, conceptuales, que no se pueden ver o compartir mediante una función o una representación de la danza”, señala Hilda Islas, investigadora del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de la Danza “José Limón” (Cenidi-Danza), y responsable del proyecto Afectos humanos (recargado) 1962-2014.

Afectos humanos (recargado) 1962-2014 es el resultado de la colaboración de los coreógrafos Tania Benhumea, Hilda Islas y Bernardo Orellana; los músicos Héctor M. Islas, Javier Lardizábal, Sergio Reyna Orta y Raúl Valverde; la fotografía de Christopher Gallegos y Rocío Hidalgo; el video de Fátima Sánchez; y la coordinación de Iliana Mendoza.

El proyecto cuenta con la curaduría de Hilda Islas, y su realización fue posible gracias al Programa de Apoyo a la Docencia, Investigación y Difusión de las Artes (PADID), del Cenart.

Las danzas que dan vida a Afectos humanos (recargado) 1962-2014 se presentarán el sábado 25 y domingo 26 de octubre, a las 12:00 y 16:00 horas; el 8 y 9 de noviembre, y el 15 y 16 de noviembre, en el horario señalado. Permanecerá en exhibición hasta el 16 de noviembre, de lunes a domingo, de 9:00 a l8:00 horas.