tanialib

Celebró Tania Libertad el esfuerzo por difundir la cultura del cajón peruano

  • La cantante participó en Primer Festival Internacional de Cajón México, que se realizó este domingo en el Centro Nacional de las Artes
  • El embajador de Perú en México, Javier Eduardo León Olavarría, nombró a la cantante como la madrina de este primer encuentro

           La cantante peruana Tania Libertad reunió este domingo a cientos de personas en la Plaza de la Música del Centro Nacional de las Artes (Cenart), al participar en el cierre del Primer Festival Internacional de Cajón México “Rafael Santa Cruz”. Ahí celebró el esfuerzo por difundir la cultura del cajón, un instrumento que tiene su origen a mediados del siglo XVII, en la Costa del Perú, entre los esclavos de la colonia española.

            Durante su participación, Tania Libertad interpretó temas como Por debajo de la mesa, de gran amigo el compositor Armando Manzanero; así como las populares Cucurrucucú Paloma, Cielo rojo, Costumbres y hasta Cardo o Ceniza, una canción escrita por Chabuca Granda en homenaje a la cantautora chilena Violeta Parra, una mujer madura que se enamoró de un hombre menor que ella y que tuvo una decepción que la llevó a dispararse en la cabeza.

            El ambiente fue de lo más festivo y la peruana lo demostró al poner a bailar a los asistentes a este Primer Festival Internacional de Cajón México, en el que también participaron Axe Pracatum, Los Duarte, la agrupación AfroPerú, el Ballet Afroperuano, Umberto Veloz y Son de la Loma, mientras que el organizador del encuentro, Juanchi Vásquez, impartió una clínica de percusión.

            El embajador de Perú en México, Javier Eduardo León Olavarría, quien asistió al Primer Festival Internacional de Cajón México en el Cenart, nombró a Tania Libertad como la madrina de este primer encuentro, al tiempo que reconoció la calidad artística y humana de la cantante.

            “Quiero agradecer a Rafael Santa Cruz y a Juanchi Vásquez, dos grandes difusores del cajón peruano, porque son responsables de que este instrumento sea preservado y que se escuche por todos los rincones de México”, indicó Tania Libertad antes de abandonar el escenario de este festival dedicado al cajón peruano, declarado en 2001 por la UNESCO como Patrimonio Cultural de Perú.

            El cajón peruano es una caja rectangular de madera, con un orificio, que se percute con las palmas de las manos por el lado que tiene la madera más delgada. Durante el festival, este instrumento fue el pretexto para realizar una “cajoneada”, donde participaron peruanos y mexicanos, músicos y público en general.

En esta primera edición del festival, se rindió un homenaje al músico Rafael Santa Cruz, reconocido como uno de los mayores investigadores y promotores del cajón peruano, dentro y fuera de su natal Perú.

“El cajón ha dejado de ser patrimonio de los peruanos para convertirse en un patrimonio mundial. Es un instrumento tan modesto, tan amable y versátil, que sin cambiar su sonido se puede incorporar a cualquier género musical”, consideró Juanchi Vásquez.